Daniel Weinstock en ESADE: “Un sistema democrático debería permitir tomar decisiones que todo el mundo vea justas”

Tras dos referéndums sobre la independencia del Quebec en un periodo de 15 años, Canadá tiene cierta experiencia en movimientos secesionistas. Y uno de sus mayores expertos es Daniel Weinstock, director del Institute for Health and Social Policy de la McGill University de Montreal. El pasado 8 de octubre, Weinstock estuvo en ESADE para ofrecer a los alumnos del grado de Derecho una clase magistral titulada “Why multination states should regulate secession”.

La tesis de Weinstock es que todo estado que albergue más de una nación entre su población -la inmensa mayoría, como recordó el profesor canadiense- debería regular la secesión para prevenir que un debate sobre la independencia de una parte del estado se eternice entre los partidarios de cada opción y todos sepan cuáles son los pasos a seguir.

Como argumento a favor de su propuesta, Weinstock repasó brevemente la trayectoria del movimiento independentista de Quebec, que votó en dos ocasiones, 1980 y 1995, sobre su relación con Canadà. En ambas ocasiones, el Sí no obtuvo el apoyo necesario, pero tampoco fue derrotado de forma clara. El resultado, que los partidarios de la independencia no renunciaron a sus objetivos y mantienen un apoyo en las encuestas alrededor del 25%. “Si hubiese ganado el Sí, habría sido un lío. No había leyes ni acuerdo sobre cómo gestionar el resultado”, apuntó Weinstock.

Argumentos a favor y en contra

“Tras años de debate, hemos visto que ambas partes tienen unos argumentos muy fuertes”; los partidarios de la independencia apelando a la libertad y a la necesidad de defender a través de un estado propio su identidad e intereses, y los contrarios a la independencia argumentando a favor de la unidad territorial y la estabilidad, resumió Weinstock.

“Exceptuando los casos en los que ha habido violación de Derechos Humanos, todos los argumentos usados por ambas partes son susceptibles de debate”, apunta Weinstock, para zanjar que “desde un punto de vista político, la cuestión del derecho a la secesión es irresoluble”. Sin embargo y pese a estos obstáculos, defiende que “un sistema democrático debería permitir tomar decisiones que todo el mundo vea justas”.

Por ello, en opinión de Weinstock la clave es regular la secesión y propone un proceso en dos tiempos; primero una negociación para llegar a un acuerdo entre las partes o las condiciones de la secesión y luego un referéndum en el que sea necesaria una “supermayoría” del 60% o el 66%, añadiendo que “un acuerdo previo sobre la pregunta es también muy importante”. “En el caso de Canadá, lo que la mayoría de de gente quería es un nuevo acuerdo”, apunta Weinstock, por lo que “tener un periodo de dos años para negociar ayuda a calmar los ánimos y tomar una decisión de forma serena”.

Related posts:

Actualidad jurídica |

Deja un comentario

El email no se publicará

*

*

*

You can use these tags and attributes HTMl: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*