Lecturas para salir del bucle de confrontación y bloqueo:DE ESCOCIA A CATALUÑA.REFERÉNDUM Y REFORMA CONSTITUCIONAL

El pasado 2 de diciembre el Tribunal Constitucional ha dictado sentencia por la que se declara la inconstitucionalidad y nulidad de la Resolución 1/XI del Parlamento de Cataluña, de 9 de noviembre, “sobre el inicio del proceso político en Cataluña como consecuencia de los resultados electorales del 27 de septiembre de 2015.” Resolución que en su apartado segundo establece que el Parlamento de Cataluña declara solemnemente el inicio del proceso de creación de un estado catalán independiente en forma de república.

A fecha 9 de diciembre, transcurridos dos meses desde la celebración de las elecciones al Parlamento de Cataluña, siguen las dificultades para formar gobierno pese a que una candidatura obtuvo el 39,5% votos que suponen 62 escaños de 135, a sólo 6 de la mayoría absoluta, mientras que la segunda fuerza en representación consiguió el 17,90% de los votos, que se tradujeron en 25 escaños.

Así las cosas, parece razonable aportar puntos de vista que puedan contribuir a ayudar en la búsqueda de soluciones a la situación de confrontación y bloqueo presente. Soluciones, en todo caso, que se pretenden conformes con el ordenamiento jurídico. Para ello es preciso partir de una narración de hechos previos, necesariamente sumaria, que admito de antemano puede estar condicionado por percepciones subjetivas.
Hecha esta advertencia preliminar, diría que una parte significativa de la sociedad catalana ha reivindicado en los últimos años un trato diferente al que estaba recibiendo en relación con su autogobierno constitucionalmente reconocido, del que forma parte relevante la financiación de sus instituciones y el respeto a su lengua y cultura propias.
Esta reivindicación, mejor o peor planteada, no ha sido escuchada. Con posterioridad, se entró en una dinámica en la que se han ido contraponiendo, en un crescendo, Democracia y Derecho, dos ideas que, en principio, no sólo son perfectamente compatibles sino que es difícil entender la una sin la otra.

Más tarde, dicha demanda ha mutado en algo de especial gravedad: la posible secesión de Cataluña. Propuesta ésta que en principio se planteó como un derecho a opinar y que, en la línea ascendente del no diálogo, se acaba transformando en una apuesta por una pretendida desconexión unilateral del Estado español. Posición ésta última, que tiene su expresión formal en la primera resolución del Parlamento de Cataluña en su onceaba legislatura, antes mencionada.

Desde el gobierno estatal se ha esgrimido el Derecho, en particular la norma suprema de nuestro orden jurídico, la Constitución, como una barrera infranqueable que impedía abordar la reclamación tanto en la primera fase (opinión) como en la segunda (desconexión).

El contraargumento a la legalidad utilizado como aval por quienes apoyan tan grave planteamiento, la secesión, es el mandato democrático, electoral, que se dice es de superior valor que las previsiones jurídicas.
En esta tesitura, me parece muy recomendable la lectura de un reciente libro del profesor Joaquín Tornos Mas,
De Escocia a Cataluña. Referéndum y Reforma Constitucional, octubre 2015, Iustel, 188 páginas.
El profesor Tornos, reconocido catedrático de derecho administrativo y abogado en ejercicio, se adentra en la relación entre Democracia y Derecho, a partir del análisis de la gestión en el Reino Unido de las reivindicaciones de una parte, también significativa, de los ciudadanos de otra nación sub-estatal, Escocia.

También en Escocia, nos recuerda, se empieza con una demanda de mayor autogobierno. Una reclamación que es atendida por las autoridades británicas, por el Parlamento de Westminster, a través de la Scotland Act de 1998 y su reforma de 2012. Con posterioridad, esa petición de mayor autogobierno llegará al punto de concretarse en una propuesta de independencia, que figurará en el programa electoral del Scottish National Party ( SNP) al Parlamento Escocés de 2011, programa que obtuvo un respaldo mayoritario.

Del relato fáctico efectuado por el autor se desprende con gran claridad el respeto a las reglas democráticas y a los procedimientos jurídicos, al Derecho, con que el gobierno británico ha gestionado esta demanda independentista que, lógicamente, no compartía. Es de justicia decir que ese respeto al Derecho también ha presidido la actuación del Gobierno de Edimburgo y del partido político que lo apoya.

Si tuviera que resumir los hitos que el libro va desgranando y que me parecen críticos en la gestión de este conflicto político en toda regla, resaltaría el cómo se afronta una reforma constitucional en varias fases, para dar respuesta a unas demandas políticas, reforma que el profesor Tornos describe y comenta con detalle y cuyos hitos principales son:

-Scotland Act (1998) -Sewel convention
-Refoma de la Scotland Act ( 2012)
-Organización del referéndum

El proceso parte del previo reconocimiento de la existencia de un problema político, de especial magnitud, la demanda de capacidad legislativa para tratar los asuntos “de” Escocia en Escocia. Demanda que se plantea en un marco constitucional, el británico, que reconoce la soberanía en el Parlamento de Westminster, lo cual impide, nada más y nada menos, negarle que legisle para Escocia, es decir, impide exactamente lo que se demanda desde Escocia. Parece obvio que una rígida lectura de la constitución británica, al uso de la que ha predominado en nuestras latitudes, no hubiera permitido conocer el grado de adhesión a la propuesta independentista, 44,70 % frente a la de los contrarios a ella, 55,30%.

Me parece revelador del pragmatismo con el que se encara el problema político, recordar, en palabras del mismo autor en que consiste la Sewell Convention: supone la creación de un principio de relevancia constitucional en virtud del cual el Parlamento de Westminster manifiesta que no legislará en materias que sean competencia propia del Parlamento escocés sin el consenso previo de dicho Parlamento. D este modo, por vía convencional, el propio Parlamento soberano se auto-vincula con el fin de hacer un uso limitado de su plena soberanía (p.38).

El análisis detallado de las diferencias entre una Constitución formada por textos y convenciones que el Parlamento puede interpretar y modificar, y una Constitución escrita con un procedimiento rígido de reforma, lleva al autor a reconocer que la experiencia escocesa no es trasladable sin más. A ello hay que añadir, dice, que Escocia y Cataluña son realidades diferentes. Pero en ambos casos (nos dirá) existen unos elementos comunes que convierten el examen de las experiencias respectivas en análisis de gran interés. Los principios generales de la solución escocesa sí pueden ser trasladables al caso catalán. (p.96)

En epígrafes sucesivos el autor abordará puntos críticos para encarar un problema de esta magnitud, con la solvencia de quien para poner en valor sus argumentos, no ha de ocultar los contrarios. Así, se referirá a Self-determination, derecho a decidir, secesión; la Constitución como necesario marco de convivencia no inmutable; el referéndum, condiciones para su posible celebración; viabilidad de un estado asimétrico; vinculación con la Unión Europea.

Uno tras otro retoma los principios básicos que han guiado la gestión del conflicto constitucional británico, hasta hallar una respuesta respetuosa a la vez con el Derecho y con la Democracia, para presentarnos la suya para Cataluña y España.
Con unos mimbres jurídicos sólidos y flexibles a la vez, nos plantea como encarar una reforma constitucional que permita la expresión de la voluntad del pueblo de Cataluña, proponiendo alternativas al inmovilismo y confrontación hoy existente en España para solucionar el conflicto catalán (p.178).

Mi recomendación: lean el libro y valórenlo ustedes mismos.
Enric R.Bartlett Castellà
Profesor de Derecho Público ESADE Business & Law School Universidad Ramón Llull

 

Related posts:

Constitucional, Derecho y sociedad |

Una Resposta a “Lecturas para salir del bucle de confrontación y bloqueo:DE ESCOCIA A CATALUÑA.REFERÉNDUM Y REFORMA CONSTITUCIONAL”

  1. [...] Veure el sumari del llibre; i els comentaris d’Eliseo Aja, d’Enric Barlett [...]