Archivo del Febrero, 2013

Del Capitolio al Reichstag

Obama proyectó a nuestro tiempo los valores de la Declaración de
Independencia de 1776. La festiva inauguración del segundo mandato de Barack Obama ha ofrecido un fuerte contraste con la celebración un día después en Berlín del cincuenta aniversario del Tratado del Eliseo, una conmemoración fría y acartonada. Obama pronunció en las escaleras del Capitolio uno de sus mejores discursos, tras jurar sobre las Biblias que sostenía su mujer. Proyectó a nuestro tiempo los valores de la Declaración de Independencia de 1776, alabó la capacidad de reinvención de Estados Unidos y apeló a su generación para que su país siga encarnando el sueño de las posibilidades ilimitadas. Explicó de modo magistral por qué el individualismo no es suficiente para fortalecer la democracia y sobre todo, dibujó un futuro de esperanza, que deje a un lado las consignas partidistas, el populismo y los privilegios de unos pocos. Beyoncé y James Taylor cantaron ante la multitud congregada, en una fiesta que combinó llaneza y solemnidad, con bailes hasta entrada la noche.

Esta potencia del símbolo, sin apariencia artificial, es algo imposible de encontrar en Europa. En la efeméride berlinesa se comprobó una vez más cómo el pacto franco-alemán ya no es motor de integración. No evoca ni tan siquiera la Europa de las patrias con la que De Gaulle quería preservar su concepto de soberanía. Por buenas relaciones personales que haya entre Merkel y Hollande, sin actualizar los objetivos comunes de medio siglo atrás, la Unión ve como se distiende la fibra y envejece. Las horas compartidas escuchando la dulce música de la Filarmónica de Berlín no evitan los desencuentros de los dos gobiernos en cuestiones centrales como la moneda común o la seguridad y la defensa. Mientras David Cameron se ata al mástil del referéndum de salida de la Unión, el europeísmo, el mejor invento continental del siglo XX, necesita ser reformulado para unir países y personas. La distancia entre el Capitolio y el Reichstag no debería seguir aumentando.

José M. de Areilza
Profesor de la Facultad de Derecho de ESADE
(Artículo publicado en ABC 25.01.13)

Derecho y sociedad, Internacional | Permalink

Tornar a començar

Més d’una vegada he escrit sobre la diferència entre legalitat i ètica. Sovint confonem el que considerem legal amb una conducta ètica. I el cert és que les lleis tenen una funció pedagògica de legitimació o censura de determinades conductes, però val a dir que no tot el que és legalment permès és èticament correcte. I a la inversa: no tot el que està prohibit és sempre èticament censurable. En podria posar una bona pila d’exemples. Potser el que ens és més pròxim temporalment parlant és el de l’amnistia fiscal. En efecte, el legislador va decretar una amnistia fiscal amb l’objectiu de regularitzar determinades conductes financeres que incomplien la norma. El motiu principal era que pensaven que així es recaptarien importants quantitats de diners que fins aleshores havien evadit el fisc però que resultaven necessàries per a les minvades arques públiques.

Aquesta mesura no és, per descomptat, gaire ètica, encara que accepto a contracor que potser era necessària. Les persones que s’hi van acollir ho van fer sota l’empara de la normativa legal, de manera que, des del moment de la regularització, la seva conducta deixava de ser contrària al dret. Aquest fet no la convertia, però, en cap cas, en un comportament ètic i, en conseqüència, respectat per la ciutadania. Per això s’espera que una persona pública no s’hi hagi d’acollir, perquè la seva conducta ha de ser modèlica. Jo crec que, al marge de moltes altres coses, encara no he pogut digerir com és que s’hi va acollir una persona pública com Bárcenas. Sobresous, finançament, diner no declarat… Potser no tot es pot considerar delicte, com llegia ahir en algun mitjà, però no hi pot haver més mala notícia que la sensació d’una corrupció estesa, de persones que s’aprofiten del càrrec, de falta de transparència. I sembla que això no ha fet més que començar.

La setmana passada Àngel Castiñeira escrivia en aquest diari una sèrie d’articles consecutius sobre el lideratge d’Artur Mas. La meva interpretació és que potser, com en el joc de vaixells, el president Mas estigui tocat, però ni molt menys enfonsat. Castiñeira també posava de manifest el fet que, si bé el poble català necessita els seus propis líders, també es fa imprescindible el compromís dels ciutadans. És possible que el català sigui millor en la defensa de la derrota que en el triomf, però aquests fets no són només responsabilitat del líder, sinó que també hi ha una coparticipació de la ciutadania.

Fins i tot compartint la seva tesi, crec que hi ha altres aspectes a destacar queja adverteixo que no són gaire constructius. Catalunya també forma part del que denominem com a cultura del Mediterra-
La cultura mediterrània destaca negativament per la seva falta de confiança en el sistema públic i les persones que el representen
ni, una regió amb una gran riquesa històrica, social i econòmica, però que en el seu vessant negatiu destaca per la seva falta de confiança en el sistema públic i en les persones que el representen. En aquest sentit, no crec que siguem gaire diferents dels marsellesos, els calabresos o els laconis, per posar-ne alguns exemples. I és que en les regions mediterrànies el valor del que és públic té una jerarquia molt diferent de la d’altres països europeus. La família, els pactes, les amistats, els negocis i, fins i tot, la màfia són un clar contrapoder del poder públic. És cert que hi ha matisos i diferències, i que els temps han canviat, però el pes cultural continua sent molt important. Per això potser també es desconfia del triomf, del lideratge, i es vota de manera fragmentada per fugir de les majories absolutes.

A la conca mediterrània podríem dir que encara ens falta convicció i respecte pel que és públic. De vegades pensem que petits gestos com colar-se al metro, encarregar reparacions casolanes sense pagar l’IVA i altres pràctiques d’economia submergida, o donar per fet que l’amiguisme ens obrirà totes les portes, no fan cap mal. Fins i tot podem arribar ajustificar aquestes conductes per culpa de la nostra escassa confiança en els governants. En aquest sentit, les notícies sobre la corrupció produeixen un dany irreparable sobre la col·lectivitat perquè hi ha qui creu que no fan més que legitimar aquestes accions. Però permetinme acabar amb un punt d’optimisme: de la mateixa manera que és possible un canvi individual, escollir una altra vida o rectificar la que portàvem, també és possible un canvi col·lectiu, i potser ha arribat el moment de fer-lo. Això sí, no esperem que vingui de fora, perquè ningú no ho farà per nosaltres.

E. GIMÉNEZ-SALINAS
CATEDRÀTICA DE DRET PENAL I CRIMINOLOGIA, ESADE-URL

Actualidad jurídica, Derecho y sociedad, Etica y educación, Fiscal | Permalink

Resumen de las conclusiones del Consejo Europeo de 7 y 8 de febrero de 2013

El Consejo Europeo que tuvo lugar el pasado 7 y 8 de febrero de 2013 alcanzó finalmente un acuerdo sobre el próximo Marco Financiero Plurianual. Los 27 lograron un principio de acuerdo sobre un techo de gasto de 960.000 millones.

En referencia al Estado Español, el Presidente del Consejo Europeo propuso una rebaja en la compensación para las regiones españolas de casi 1.000 millones de euros. Los 1.824 millones que propone se distribuirían en 500 millones destinados a Extremadura, 624 millones para Galicia, Castilla la Mancha, Andalucía y Murcia y otros 700 millones para el resto.

En relación a los otros temas tratados, el comercio fue un asunto clave en la reunión, donde se reiteró que la UE está resuelta a fomentar un comercio libre, justo y abierto, como motor de crecimiento y creación de empleo. Asimismo, se le dio mucha importancia a las relaciones bilaterales de la Unión con sus socios clave (EE.UU, Japón, Canadá, Rusia, China y economías emergentes clave).

En relación a las relaciones exteriores, que fue el otro gran tema a tratar, principalmente se abordó la situación en Mali y la llamada “primavera árabe”. Respecto a Mali, la UE se compromete a aportar apoyo financiero y logístico al despliegue acelerado de la Misión Internacional de Apoyo a Mali con Liderazgo Africano; mientras que respecto a la “primavera árabe”, Europa y sus socios del Mediterráneo Meridional comparten una vecindad común y, por tanto, se encuentran vinculados por intereses comunes. Así que la UE está decidida a mantener una asociación mutuamente beneficiosa, que tenga por objeto establecer un espacio de prosperidad compartida.

Julio Añoveros Trias de Bes
Profesor de la Facultad de Derecho de ESADE

 

Constitucional, Derecho y sociedad, Internacional | Permalink

Resumen del discurso ante el Consejo Europeo del 7 de febrero de 2013. Martin Schulz, Presidente del Parlamento Europeo

El año nuevo ha comenzado con muchas buenas noticias. Muchos indicios apuntan a una lenta recuperación de la economía, la crisis del euro ha desaparecido de los titulares y los inversores están regresando. Pero sólo cuando se superen las consecuencias sociales de la crisis financiera, a saber, el elevado desempleo, la creciente pobreza y la deuda pública, sólo entonces habrá concluido verdaderamente la crisis. Hasta entonces, hemos de dirigir todos juntos nuestros esfuerzos hacia la recuperación económica de Europa.

Ya hemos avanzado un buen trecho hacia esta meta: los riesgos para la zona del euro se han disipado. Para ello, ha resultado decisiva la voluntad política de mantenerla cohesionada. Y esta voluntad política incondicional de reivindicar nuestro futuro común la necesitamos también para las negociaciones que tenemos hoy ante nosotros y para los desafíos venideros.

En razón precisamente de estos retos, hacer ahorros en el presupuesto de la UE es hacer ahorros donde no conviene hacerlos, pues el presupuesto de la UE es uno de los mayores instrumentos de inversión de Europa: un instrumento de inversión que los ciudadanos necesitan ahora más que nunca. El presupuesto de la UE no es en modo alguno dinero para Bruselas, sino recursos para las personas que viven en Europa. El 94 % de nuestro presupuesto vuelve directamente a los países, las regiones y las personas o se invierte en nuestras prioridades de política exterior.

Digamos las cosas claramente: los recortes propuestos del presupuesto de la UE no son sino recortes de prestaciones; por ejemplo, de la infraestructura de transportes, de las redes de banda ancha, del programa Erasmus o del desarrollo rural. Estos recortes los sentirán muchas personas inmediatamente en su vida cotidiana. Así, por ejemplo, se pretende recortar a la mitad los recursos para los bancos de alimentos, a pesar de que proporcionan a muchas personas su única comida del día y son hoy más necesarios que nunca. Recortar aquí es contrario a nuestro principal valor europeo, la solidaridad.

A juicio del Parlamento Europeo, para que un marco plurianual sea moderno, también es necesario desarrollar de una vez por todas una forma de programación financiera que no se aferre a unos presupuestos rígidos e inflexibles. Como cualquier Estado miembro, la UE necesita poder reaccionar con flexibilidad ante unas condiciones económicas y políticas cambiantes. Un ejemplo: si seguimos con esta rigidez, no podremos reaccionar con la flexibilidad necesaria frente a acontecimientos inesperados como los que ahora se producen en Mali. Después de la intervención militar de Francia, que ha respondido a los intereses de la seguridad de todos nosotros, será necesario prestar apoyo a Mali en la reconstrucción de las estructuras civiles. Para responder a tales desafíos, necesitamos flexibilidad para poder ofrecer los recursos necesarios, y debe tratarse de flexibilidad entre las categorías de gasto y los presupuestos anuales; además es necesaria una cláusula de revisión jurídicamente vinculante que, al igual que la flexibilidad, debe requerir una mayoría cualificada. Lo que Europa necesita no son compromisos sobre mínimos, sino una programación financiera moderna!

A través de numerosos diálogos mantenidos individualmente con jefes de gobierno he podido formarme una imagen de su posición. Si contrasto sus posiciones con la reacción de la mayoría de los diputados al Parlamento Europeo expresada en la Resolución sobre el marco financiero plurianual, en el debate en el Pleno y en la carta abierta de los cuatro presidentes de los grupos políticos PPE, S&D, ALDE y Verdes, me reafirmo en mi impresión de que un marco financiero plurianual concebido como el mínimo denominador común de los 27 Estados, como el que ahora se perfila, será rechazado por el Parlamento Europeo. Los mismos líderes de grupo me han informado de que han puesto en marcha una iniciativa para una votación secreta sobre el marco financiero plurianual.

Repetiré por ello una vez más lo que ya dije en la sesión de noviembre: los representantes del pueblo estamos dispuestos a hacer economías. Pero cuanto más se alejen ustedes de la propuesta de la Comisión, más probabilidades tendrán de topar con el rechazo de su decisión por el Parlamento Europeo, especialmente en el caso de que los créditos de pago no concuerden con el nivel de los compromisos ya contraídos.

Como Presidente del Parlamento Europeo, con cuya firma se establece definitivamente el presupuesto, ni quiero ni puedo aceptar estos déficits presupuestarios como hechos consumados. Estoy obligado a respetar el Tratado UE, y este proceder infringe el artículo 323, que establece que «el Parlamento Europeo, el Consejo y la Comisión velarán por que la Unión disponga de los medios financieros que le permitan cumplir sus obligaciones jurídicas frente a terceros.

Se me podrá decir, desde luego, que con un descubierto en la cuenta no hay más remedio que ahorrar en otros gastos. Pero en ese aspecto no podemos tampoco hacer más de lo que ya hacemos, porque las otras obligaciones son firmes. También podemos, eso sí, acordar unos programas que ya solo sean teóricos, a sabiendas de que, de hecho, al final no los financiaremos.

Mañana debatirán ustedes la política comercial de la UE. En vista de los enormes desafíos a los que se enfrenta la UE, la política comercial es un importante instrumento de creación y mantenimiento de crecimiento económico y puestos de trabajo en Europa.

Para ello debemos profundizar en nuestras relaciones comerciales con nuestros socios clave, como los Estados Unidos y Latinoamérica. Por ejemplo, con México, un país que exhibe unas tasas de crecimiento impresionantes y con el que debemos intensificar las relaciones comerciales en beneficio mutuo.

También las estrechas relaciones de cooperación comercial entre los EE.UU. y la UE, de las que vuelve a hablarse estos días y que podrían culminar en una zona transatlántica de libre comercio, ofrecen ventajas para ambas partes.

Hoy chocan aquí en el Consejo Europeo intereses nacionales, lo que es normal. Pero no creo que debamos contentarnos con la suma de veintisiete intereses nacionales. Eso podrá ser un motivo de comprensible satisfacción para cada uno de ustedes como jefes de gobierno. Pero les pido que entiendan ustedes también la perspectiva inversa: para muchos de nosotros, en el Parlamento Europeo, el espíritu de la Unión Europea es más que la suma de los veintisiete intereses nacionales.

El Presidente François Hollande tenía razón al afirmar en su discurso del pasado martes ante el Parlamento Europeo: «Lo que está en juego es nuestra credibilidad; ya no nuestra credibilidad financiera, sino nuestra credibilidad política. Más allá de esas decisiones presupuestarias, lo que se debate es una idea de Europa». La abrumadora mayoría de los diputados al Parlamento Europeo comparte esta visión. ¿Qué Europa queremos? De ustedes depende que la reunión de hoy del Consejo Europeo marque el inicio de un proceso o su final.

Julio Añoveros Trias de Bes
Profesor de la Facultad de Derecho de ESADE

Constitucional, Derecho y sociedad, Internacional | Permalink

Greetings from Cuba!

By November 2002, one year after 9/11, upwards of 625 detainees were held at Guantanamo Bay detention camp. The Bush Administration had defined them as ‘illegal enemy combatants‘, therefore not entitled to the protections of the Geneva Conventions, or even the United States Constitution, as Guantanamo is not American soil. As a consequence, detentions could be extended indefinitely without charge until the end of the ‘war on terror’.

In Hamdi v. Rumsfeld (2004), the US Supreme Court ruled that those detained as enemy combatants who are U.S. citizens must be provided a ‘meaningful opportunity’ to challenge the factual basis for their detention. The Bush position had been defeated in two key points when, in Rasul v. Bush (2004), the Court held that the foreign nationals imprisoned without charge at Guantanamo Bay are within the statutory jurisdiction of U.S. courts, and also entitled to challenge the basis for their detention. In an attempt to satisfy this requirement, the Pentagon first created the Combatant Status Review Tribunal. The Detainee Treatment Act of December 2005 limited the D.C. Circuit Court of Appeals’ power of review and stated that detainees (still designated as ‘enemy combatants’) were not entitled to the right of outside counsel nor to habeas corpus. However, the Supreme Court soon ruled that the creation of the CSRT overstepped Presidential authority (Hamdan v. Rumsfeld, 2006), and that it represented an unconstitutional violation of the separation of powers. Likewise, it declared that the Military Commissions Act of 2006 providing Congressional authorization for military commissions required in Hamdan was an unconstitutional suspension of habeas corpus (Boumediene v. Bush, 2008).

The Obama Administration no longer sought to detain petitioners on the theory that they were ‘enemy combatants’. In fact, in January 2009 President Barack Obama signed an order to suspend the proceedings of the Guantanamo military commission and to shut down the detention facility within the year.

Nevertheless, post-Boumediene Circuit Court Decisions left broad scope for the courts’ free interpretation and discretion as to whether someone could be lawfully detained based on the President’s War Powers. In Al-Bihani v. Obama (2010), the D.C. Circuit ruled that detainees need only have ‘provided support’ to Al-Qaida or the Taliban, and that international laws of war cannot act as “extra-textual limiting principles for the President’s war powers” on the ground that they “have not been implemented domestically by Congress and are therefore not a source of authority for U.S. courts”. On top of this, Al-Adahi v. Obama (D.C. Circ. 2010) instituted a ‘mosaic theory’ for weighing evidence, which did not require each and every piece of the Government’s evidence to bear weight without regard to all (or indeed any) other evidence in the case. Interestingly enough, a study of Seton Hall School of Law reports that before Al-Adahi detainees used to win 56% of their habeas petitions, and now they lose 92% of them.

Under the National Defense Authorization Act of 2011, Congress prohibited the transfer of detainees from Guantanamo abstent a court order or a transfer certification containing the express commitment to taking “effective steps to ensure the individual cannot take action to threaten the United States”. Despite criticisms from the Obama Administration, this limitation was renewed in the 2012 NDAA, which prevented the use of public funds‘ with regard to the transfer of detainees, including those who have been cleared for re-patriation. This prohibition ultimately means that soldiers stationed at Guantanamo Bay won’t release cleared detainees from handcuffs and walk with them toward the exit of the detention facility because  this per se involves the taxpayer’s money.

Tax matters aside, I am increasingly concerned about rules that only lay down undetermined legal concepts. Especially when civil liberties are at stake. Does ‘meaningful opportunity’ to challenge the basis for detention imply an absolute respect for all the provisions of Due Process? Where do you draw the line for ‘substantial support’? How does a sovereign state ‘ensure’ that a certain individual cannot take action to threaten the U.S.? Although human rights activists would be delighted to see international justice prosecute not only those who carry out wars in violation of International Humanitarian Law, but also those who ‘substantially support’ them…

Derechos Humanos, Internacional | , Permalink