Archivo del Enero, 2013

Presuntos culpables: la doble cara de la presunción de inocencia

En su conferencia celebrada el pasado 25 de enero en el contexto del Legal Research Seminar de nuestra facultad de Derecho, el profesor Jordi Ferrer (UdG) realizó una brillante deconstrucción dogmática del principio de presunción de inocencia en el Derecho penal español. Conclusión: la presunción de inocencia es, en realidad, menos de lo que creemos que es. Hinchada en la retórica jurisprudencial y en el imaginario jurídico-popular, un análisis minucioso y sistemático de su verdadero alcance práctico demuestra que en el Derecho español actual la presunción de inocencia se reduce a una regla de trato por parte del tribunal frente al acusado, y aun esta no absoluta, pues es compatible (por ejemplo) con la existencia de la prisión preventiva, una figura que de alguna manera presupone la culpabilidad.

Lo curioso, y aquí está la doble cara a la que me refiero, es que estos días estamos oyendo mucho la expresión “presunción de inocencia”, en relación con la desmoralizante y vergonzosa retahíla de casos de corrupción política con la que nos desayunamos día sí y día también. Ahí el principio lo alegan figuras públicas, generalmente políticos, en su propia defensa, o en la de sus compañeros o subordinados.

El subterfugio es burdo. La presunción de inocencia jurídica es una cosa, y una cosa además bien concreta, como quedó reflejado en la conferencia del profesor Ferrer. La presunción de inocencia política es otra. Se utiliza el mismo término para hablar de cosas distintas. Pongo el ejemplo más obvio. Un cargo público acusado y absuelto porque en el juicio se utilizaron pruebas obtenidas ilícitamente cuyo carácter inculpatorio es vox populi es y debe ser inocente jurídicamente, pero ni es ni debe ser inocente políticamente.

Pues bien, lo más paradójico del tema es que cuando resulta que en el ámbito estrictamente jurisdiccional (que es su ámbito natural) la presunción de inocencia tiene como digo un contenido mínimo y muy reducido, de la presunción de inocencia política se nos pide sin embargo que la concibamos de forma maximalista y poco menos que absoluta. Así, cuando aceptamos con naturalidad que a cualquier acusado de un delito se le pueda imponer la prisión preventiva, se nos pide que mientras a un cargo público acusado de corrupción no lo veamos entre rejas le permitamos que siga funcionando como si tal cosa presumiendo que siempre fue inocente.

Eso no tiene mucho sentido. Y menos aún aquí y ahora. Cualquier persona mínimamente informada que haya vivido en este país durante los años del llamado milagro económico español (a.k.a. burbuja inmobiliaria), sabe lo que ha pasado. A grandes rasgos, lo sabe. Yo, usted, nuestros vecinos, nuestros compañeros de trabajo, nuestros familiares y amigos. Lo hemos comentado en el café y en la sobremesa cientos de veces. Por eso es normal que cuando al magma de corrupción por el que estamos invadidos se le ponen nombres y apellidos lo primero que haga la ciudadanía es aplicar una presunción de culpabilidad. Lo siento, pero es normal. Cualquiera lo entiende. Y no pasa nada, siempre que eso no contamine a la presunción de inocencia jurisdiccional (que, recordémoslo, se configura en el Derecho español con un contenido mínimo y muy reducido).

Igual que la presunción de inocencia (jurisdiccional) se puede romper, la presunción de culpabilidad (política) se debe poder romper también. Confiando en que unos medios de comunicación rigurosos y una ciudadanía responsable sabrán valorar, juzgar y, en su caso, reponer en el crédito a quien se haya visto manchado por la sospecha. Pero pedirnos obviar esa sospecha está ya fuera de lugar. Si no, entre tantos amigos y familiares, a muchos se nos va a quedar cara de primos.

Derecho y sociedad, Etica y educación, Penal | , , , Permalink

Conclusiones del Consejo Europeo de marzo.

Noticias de la Unión Europea

 

Preparación del Consejo Europeo.

 

PESC: Palestina.

Imagen de división de la Unión a la hora del voto sobre la resolución relativa a la concesión de Observador al Estado Palestino. Esta Resolución fue votada el 29 de noviembre. La Unión estuvo también dividida hace un año con ocasión del voto sobre el Estado Palestino y la UNESCO. En total, 12 estados votarán a favor, Reino Unido se abstendrá y Alemania, Holanda, República Checa y Bulgaria podrían votar en contra.  Catherine Ashton leerá una declaración tras el voto. Al día siguiente del anuncio de Israel de proceder a nuevos asentamientos, se  dio una acción concertada del Reino Unido, Francia, España, Suecia y Dinamarca contra Israel.

Cumbre del PPE. 

Tras el anuncio de Berlusconi de retirada de su apoyo a Monti y el anuncio de éste de dimitir tras la aprobación de los presupuestos, ambos coincidieron en la Cumbre del PPE donde todo el mundo apoyó a Monti. Al mismo tiempo, tanto el Grupo PPE en el Parlamento como Durao Barroso criticaron a Berlusconi e intentaron llegar a un compromiso con éste para que se respeten las reformas y se apoye un Gobierno de coalición de centroderecha presidido por Monti.

El Gran tema del Consejo Europeo fue el de decidir una hoja de ruta sobre el futuro de la UEM. La Unión bancaria es solo un elemento de la Unión Económica. Las otras patas de esta Unión son la Unión presupuestaria,  los trabajos del Consejo Europeo de junio, octubre y diciembre de este año junto con los Informes antes citados. También las propuestas de directivas sobre la liquidación de entidades financieras,  los fondos de garantía de depósitos y el reglamento sobre supervisión del BCE forman un cuerpo legislativo que completa el Tratado de Lisboa. 

Supervisión.

Después de que el ECOFIN lograra un acuerdo sobre el supervisor, el Consejo Europeo decidió aplazar todas las decisiones debido a los intereses electorales de Alemania, de ahí que se suprima toda referencia a un fondo de solidaridad. El ECOFIN llegó a un acuerdo sobre el supervisor que controlará los bancos que tengan 30.000 millones de euros en activos por lo que la mayoría de las entidades alemanas quedaran fuera de dicho control. El defecto principal del acuerdo es la dualidad del supervisor único (nacional y europeo) lo que puede crear problemas. Otro reto del sistema es el de construir un cortafuegos entre la pata monetaria del BCE y la pata de supervisión. Se mantiene al mismo tiempo la Autoridad bancaria Europea para satisfacer a Londres. A pesar de ello, se ratificó la posibilidad de rescate directo de las entidades financieras (a partir del primer semestre de 2013, una vez definido el marco operacional, incluido los activos históricos)

Las Conclusiones deben compararse al Informe de la Comisión “Blueprint” de 28 de Noviembre y al Informe de Van Rompuy, Barroso, Draghi y Junker. El Consejo Europeo adoptó también conclusiones respecto al Informe de crecimiento de la Comisión, la PESCD, la ampliación y la política exterior. La primera versión del Informe de Van Rompuy incluía una Unión bancaria con supervisión global europea (el BCE), un fondo de garantía y un esquema de rescate o liquidación de bancos. También un marco presupuestario integrado con una posible emisión de deuda común en un proceso por etapas y una institución fiscal con una oficina del tesoro, la aproximación de políticas económicas y un control democrático. A esto se le añadieron  posteriormente los contratos entre la Unión y los Estados Miembros para garantizar el cumplimiento de las políticas económicas comunes (incluida la disciplina presupuestaria) como contrapartida de un fondo de estabilización para países más vulnerables sometidos a crisis asimétricas, una casi armonización fiscal y laboral y un calendario formado por tres etapas: (2012/2013; 2013/2014 y 2015).

La Comisión y el Consejo Europeo proponían la creación de un fondo anticrisis pero Alemania lo negó y encargó a Van Rompuy y Barroso para que en junio de 2013 se proponga crear un mecanismo de solidaridad para la competitividad y el crecimiento con poderes muy limitados y una potencia entre 10 y 15 mil millones de carácter temporal y sujeto a la firma de un contrato individual entre el estado Miembro y la Unión Europea, por virtud del cual se comprometen a aplicar ajustes y cumplir los límites del déficit. En junio de 2013 se deberá también llegar a un acuerdo sobre la definición de los activos financieros heredados para recapitalizar directamente a la banca cuando esté en marcha el Supervisor. A partir de 2014 se podrá crear un fondo de resolución de entidades financieras y la capitalización directa de la banca.

Julio Añoveros Trias de Bes
Profesor Derecho Comunitario
Facultad de Derecho de ESADE (URL)

Constitucional, Derecho y sociedad, Internacional | Permalink