Foro IP & IT – patentes de células madre

En la última sesión del Foro IP & IT, Lídia Casas (Bioquímica y Técnico de Patentes del Centre de Patents de la Universitat de Barcelona) abordó el novedoso tema de la patentabilidad de las células madre, que plantea preguntas complejas desde múltiples perspectivas (éticas, legales, de salud pública, de configuración de incentivos a la innovación…).

Tras una introducción sobre conceptos técnicos básicos, la presentación se centró en la reciente sentencia del TJUE de 18 de octubre de 2011 sobre células madre (“Caso Brüstle”). La patente objeto del procedimiento en el que se planteó la cuestión prejudicial se refiere a células madre neuronales, a sus procedimientos de obtención a partir de células madre embrionarias y a su utilización para fines terapéuticos.

La cuestión prejudicial planteada, básicamente, versa sobre la interpretación del artículo 6 c) de la Directiva 98/44/EC:

1. ¿Qué se entiende por “embrión humano” según el artículo 6 c)?” ¿Qué estadios de desarrollo están comprendidos? ¿Entra en el concepto de embrión las células madre obtenidas a partir de embriones en estadio de blastocisto? (embriones en este estadio son en la práctica los más utilizados para obtener las células )

2. ¿Qué se entiende por “uso de embriones humanos para aplicaciones industriales o comerciales”? ¿Incluye el uso para investigación científica?

3. Si la utilización de embriones humanos no está reivindicada pero es necesaria para llegar a la invención reivindicada (por ejemplo, se reivindica un producto cuya obtención exige la previa destrucción del embrión humano), ¿puede utilizarse una línea celular intermedia, o también está excluido de patentabilidad?

Con respecto a la primera cuestión, el Tribunal proporciona una definición en línea con la práctica de la EPO (establecida en decisiones como la G 2/06, Caso WARF, que también se analizó durante la sesión): el concepto “embrión humano” comprende todo óvulo humano fecundado, toda estructura apta para iniciar este proceso (aquí entraría el concepto de clonación) y todo óvulo no fecundado estimulado para dividirse mediante partenogénesis.

Ahora bien, según señaló la ponente, el Tribunal no responde a si el concepto de embrión entran las células madre obtenidas a partir de embriones en estadio de blastocisto, sino que lo deja a la determinación del Juez nacional, a la luz de los avances de la ciencia. Tal como se subrayó en la presentación, este es el punto crucial de la cuestión, en la medida en que el blastocisto es la principal fuente de células madre embrionarias pluripotentes.

Sobre este punto se planteó cierto debate en el turno de preguntas posterior a la presentación, con la pregunta de si lo que el Tribunal está dejando a la determinación del Juez nacional es la definición del “blastocisto” en sí mismo considerado, o más bien la cuestión de si las células que se extraigan a partir del blastocisto son aptas para iniciar el proceso de desarrollo de un ser humano, y por tanto están excluidas de patentabilidad.

Sobre la segunda cuestión prejudicial, el Tribunal establece que la exclusión de patentabilidad para fines industriales o comerciales establecida por el artículo 6.2 c) de la Directiva también alcanza a la utilización con fines de investigación científica, con las precisiones que realiza en los puntos 40 a 46 de la Sentencia, cuestión también en línea con la práctica de la EPO hasta el momento.

Respecto a la tercera cuestión, las células madre derivadas de líneas celulares intermedias, el Tribunal responde que la invención de que se trate estará excluida de patentabilidad si la información técnica objeto de la solicitud de patente requiere la destrucción previa de embriones humanos o su uso como materia prima, sea cual sea el estadio en el que estos se utilicen, y con independencia de que en la descripción no se mencione la utilización de embriones humanos.

La presentación terminó con una breve referencia a las normas sobre investigación en células madre, que no deben confundirse con las normas que regulan la patentabilidad. La legislación es muy distinta entre los Estados Miembros: por ejemplo, en España, Reino Unido y Suecia es bastante permisiva y permite la fecundación in vitro y la transferencia nuclear (la clonación para obtener líneas celulares). Por otra parte, en Estados como Italia o Alemania sólo se permite trabajar con líneas de células madre embrionarias humanas importadas.

En España el marco legal que regula la investigación con células madre está configurado, básicamente, por dos leyes: la Ley 14/2006, de 26 de mayo, de técnicas de reproducción humana asistida y la Ley 14/2007, de 3 de julio, de investigación biomédica. Es importante tener en cuenta que el ámbito objeto de investigación permitido por estas leyes es más amplio que el ámbito de patentabilidad establecido por la Ley de Patentes.

Ana Benetó Santa Cruz

En el debate se plantearon varias preguntas que recogemos aquí y que la ponente ha tenido la amabilidad de contestar a continuación detalladamente:

  • En un programa de fecundación, ¿qué se suele hacer en la práctica con los embriones sobrantes? ¿Qué posibilidades da la Ley 14/2006?

(Lídia Casas) La Ley 14/2006, Capítulo III Artículo 11 puntos 3 y 4 establece que:

3. Los preembriones sobrantes de la aplicación de las técnicas de fecundación in vitro que no sean transferidos a la mujer en un ciclo reproductivo podrán ser crioconservados en los bancos autorizados para ello. La crioconservación de los ovocitos, del tejido ovárico y de los preembriones sobrantes se podrá prolongar hasta el momento en que se considere por los responsables médicos, con el dictamen favorable de especialistas independientes y ajenos al centro correspondiente, que la receptora no reúne los requisitos clínicamente adecuados para la práctica de la técnica de reproducción asistida.

4. Los diferentes destinos posibles que podrán darse a los preembriones crioconservados, así como, en los casos que proceda, al semen, ovocitos y tejido ovárico crioconservados, son:

(a) Su utilización por la propia mujer o su cónyuge.

(b) La donación con fines reproductivos.

(c) La donación con fines de investigación.

(d) El cese de su conservación sin otra utilización. En el caso de los preembriones y los ovocitos crioconservados, esta última opción sólo será aplicable una vez finalizado el plazo máximo de conservación establecido en esta Ley sin que se haya optado por alguno de los destinos mencionados en los apartados anteriores.

  • Las dudas que plantea la Sentencia del Caso Brüstle, ¿se refieren al blastocisto en sí mismo considerado, o a las células que se obtengan del blastocisto?

(Lídia Casas) Para profundizar en los puntos conflictivos de la decisión del TJUE, tuve la oportunidad de hablar con una experta en líneas de células madre embrionarias, la Dra. Begoña Aran, que me clarificó muchas dudas científico-técnicas. He podido llegar a las siguientes conclusiones que comparto aquí con vosotros. Evidentemente lo que sigue son opiniones personales a partir de la decisión del TJUE y del Case Law de la EPO:

¿Cómo se realiza técnicamente la derivación de líneas de células madre?

 Más del 90% de las líneas de células madre derivan de embriones en estadio de blastocisto. Las otras pueden derivar de estadios anteriores. En el blastocisto las células son pluripotentes. El blastocisto está formado por una estructura externa y una masa celular interna. La masa celular interna formará el feto. La capa de células externas muy delgada llamado trofoblasto nutre al blastocisto y formará la parte embrionaria de la placenta.

Para la derivación de una línea se extrae la masa celular interna. Normalmente se extrae TODA la masa celular. Por lo tanto implica la destrucción del embrión. Normalmente no se extraen unas cuantas células de la masa interna para derivar una línea celular (no habría destrucción del embrión). Esto se podría hacer pero con menos eficiencia que lo anterior.

Desde estadios anteriores del embrión también se pueden derivar líneas de células madre pero no es frecuente (poco eficiente). Estos estadios serían el de mórula (hasta 8 células) y estadios anteriores donde las células son todas iguales y totipotentes (en mórula también son totipotentes).

El estadio de mórula llega hasta unas 8 células. Estas células están en forma de células individuales (blastómeros). Cuando hay más de 8 células, estas compactan en una estructura para formar el blastocisto (ya no son blastómeros individuales) por lo que es complicado extraerlas en este estadio intermedio después de las 8 células y antes de pasar a blastocisto.

La derivación de líneas de células se hace a partir de embriones congelados. El estadio en el que se congela el embrión puede variar. Puede estar en estadio de blastocisto o en un estadio previo. Si están en un estadio previo, se cultiva hasta que está en estadio de blastocisto y de allí se deriva la línea celular.

Comentarios a los puntos de la decisión del TJUE donde se trata el “blastocisto”:

Punto 37. Por lo que se refiere a las células madre obtenidas a partir de un embrión humano en el estadio de blastocisto, corresponde al juez nacional determinar, a la luz de los avances de la ciencia, si son aptas para iniciar el proceso de desarrollo de un ser humano y si, por consiguiente, quedan incluidas en el concepto de «embrión humano» en el sentido y a los efectos de la aplicación del artículo 6, apartado 2, letra c), de la Directiva.

Técnicamente, las células madre obtenidas a partir del blastocisto (la masa interna del blastocisto) NO son aptas para iniciar el proceso de desarrollo de un ser humano. Para iniciar el proceso de desarrollo de un ser humano se necesitaría de la estructura externa (trofoblasto) que origina la placenta; es decir, se necesitaría el blastocisto intacto entero.

Por lo tanto, “las células madre obtenidas a partir de un embrión humano en el estadio de blastocisto” (actualmente) NO “serían aptas para iniciar el proceso de desarrollo de un ser humano” y por consiguiente, NO quedarían “incluidas en el concepto de «embrión humano» en el sentido y a los efectos de la aplicación del artículo 6, apartado 2, letra c), de la Directiva.”

Según lo anterior, estas células NO estarían excluidas de patentabilidad.

En relación a lo anterior, todavía me queda una duda: Independientemente de lo anterior, para obtener estas células a partir del blastocisto, tenemos que destruirlo. En esta situación, a la vista de la decisión G2/06 de la EPO, no serían patentables células madre si hay destrucción del embrión. Pero acabamos de decir que estas células derivadas del blastocisto no estarían incluidas dentro del concepto “embrión humano” del artículo 6.2(c). Por lo tanto estaríamos destruyendo algo que no es considerado un embrión. Si juntamos G2/06 y la decisión del TJUE estas células madre podrían ser patentables porque no hay destrucción del “embrión humano” tal y como entiende este concepto en el Art. 6.2(c) por el TJUE. Espero que decisiones posteriores clarifiquen este punto.

Punto 48. Esta cuestión se plantea con ocasión de un asunto relativo a la patentabilidad de una invención relativa a la producción de células progenitoras neuronales, que supone la utilización de células madre obtenidas a partir de un embrión humano en el estadio de blastocisto. Pues bien, de las observaciones presentadas al Tribunal de Justicia se desprende que la extracción de una célula madre de un embrión humano en el estadio de blastocisto implica la destrucción de dicho embrión.

Técnicamente esto no es cierto. “La extracción de una célula madre de un embrión humano en el estadio de blastocisto” NO tiene porque “implicar la destrucción de dicho embrión”.

Si el objetivo es derivar una línea de células madre como hemos comentado antes, normalmente sí se destruye el embrión porque se utiliza TODA la masa interna del blastocisto. Pero si el objetivo es extraer UNA (o varias, no todas) células madre de un blastocisto, no se destruye el embrión.

En el diagnóstico preimplantacional, el objetivo es analizar qué embrión no es portador de la enfermedad para implantarlo en la madre. Por lo tanto, el análisis se hace sobre cada embrión obtenido por fecundación in vitro. Para el análisis se extraen una o dos células del embrión (blastómeros) y naturalmente no se destruye el embrión porque si éste es no portador de la enfermedad será el que se implantará para formar un ser humano. Normalmente el diagnóstico se hace en un estadio previo al blastocisto en el que el embrión tiene de 6-8 células. En estadio de blastocisto normalmente no se hace este análisis.

 *

Finalmente, adjuntamos links a algunos documentos relevantes citados durante la sesión:

-                     Decisión de la EPO de 25 de noviembre de 2008 (Caso WARF): http://www.epo.org/law-practice/case-law-appeals/pdf/g060002ex1.pdf

-                     Sentencia del TJUE de 18 de octubre de 2011: http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=CELEX:62010CJ0034:ES:HTML

Related posts:

Foro IP&IT | , ,