Primera sesión Foro IP & IT – la protección jurídica de los programas de ordenador

La primera sesión de la tercera edición del Foro IP & IT se dedicó a la protección jurídica de los programas de ordenador, con una ponencia a cargo de Marta Baylina.

La presentación se centró en tres cuestiones prejudiciales planteadas al TJUE recientemente que versan sobre la protección de la interfaz gráfica de usuario, la protección de la funcionalidad del software y las licencias de software de segunda mano.

Hasta la fecha, el TJUE únicamente se ha pronunciado sobre la primera de ellas, en su Sentencia de 22 de diciembre de 2010 (http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=CELEX:62009CJ0393:ES:HTML). La cuestión planteada era si la interfaz gráfica de usuario puede considerarse una “forma de expresión” de un programa de ordenador, considerando que la Directiva de software (91/250) reserva la protección a “cualquier forma de expresión de un programa de ordenador”.

El TJUE señala que el concepto de “programa de ordenador” está integrado por el elemento textual (tanto el código fuente como el código objeto). Dicho esto, establece que cualquier forma de expresión de un programa de ordenador debe estar protegida si, y solo si, su reproducción diese lugar a la reproducción del programa (del código), cosa que no ocurre con la reproducción de la interfaz gráfica de usuario.

Por lo tanto, ante dos interfaces muy parecidas o, incluso, idénticas, no necesariamente existirá una infracción de los derechos de autor reconocidos sobre programa de ordenador. Así, el tribunal subraya la independencia entre el elemento textual y el elemento funcional.

El TJUE también establece que cuando la interfaz gráfica constituya una creación “original” podrá ser objeto de protección independiente, es decir, como obra distinta del propio programa de ordenador. En este caso, en un mismo producto comercial encontraríamos dos obras: el código (Título VII LPI) y la interfaz (Títulos I – V LPI).

Por otra parte, durante el debate se subrayó que otra alternativa a tener en cuenta para proteger la interfaz es el diseño industrial.

La segunda cuestión prejudicial tratada durante la sesión atañe a la protección de la funcionalidad. La pregunta planteada al TJUE (accesible en http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=OJ:C:2010:346:0026:0028:ES:PDF) es, básicamente, si un programa de ordenador que replica las funciones de otro programa sin copia del código fuente (es decir, una mera copia de la funcionalidad) constituye una infracción de derechos de autor.

Si bien el TJUE todavía no ha dictado sentencia al respecto, en la ponencia se destacó que lo previsible es que concluya que la copia de la funcionalidad no constituye una infracción del derecho de autor, teniendo en cuenta que la Directiva de software deja claro que las ideas y principios – funcionalidad – no son objeto del derecho de autor. Además, esta es la línea seguida por el Tribunal en la sentencia sobre la interfaz gráfica (elemento que, al fin y al cabo, no es más que la cara de la funcionalidad).

Llegamos así a una pregunta clave: ¿cómo se protege entonces la funcionalidad? ¿Debe protegerse? Esta cuestión ocupó una parte importante del debate, donde se subrayó la necesidad de determinar – quizás mediante la creación de un derecho sui generis – cómo conciliar, por una parte, la divulgación de la innovación y, por otra, la protección a las industrias en las que se crean y desarrollan este tipo de productos.

Finalmente, la tercera de las cuestiones prejudiciales tratadas durante la sesión se refiere a las llamadas “licencias de software de segunda mano” (adquiridas a través de Internet). La cuestión ha sido planteada al TJUE por el Tribunal Supremo alemán (http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=OJ:C:2011:194:0008:0009:ES:PDF): ¿Se agota el derecho a distribuir una copia de un programa de ordenador cuando el adquirente la ha adquirido a través de internet?

La duda radica en el hecho de que el software en este caso se pone a disposición a través de Internet: ¿se ha producido un acto de distribución, o de comunicación pública? Si concluimos que es un acto de distribución, probablemente deberemos concluir que hay agotamiento, y viceversa si consideramos que estamos ante un acto de comunicación pública.

Respecto de las obras en general, lo cierto es que la Directiva sobre derechos de autor en la sociedad de la información (2001/29) aclaró que la puesta a disposición interactiva es un concreto acto de comunicación al público, excluyéndose, por tanto, el agotamiento.

Ahora la cuestión vuelve a plantearse, pero específicamente respecto del software. Por coherencia con el régimen general establecido para el resto de obras en la DDASI, en la presentación se destacó que es posible que el TJUE concluya que la puesta a disposición de software online también es un acto de comunicación pública y que, por lo tanto, no hay agotamiento. En cualquier caso, habrá que esperar a la Sentencia que dicte el TJUE para arrojar más luz sobre este asunto.

Ana Benetó Santa Cruz

Related posts:

Foro IP&IT, Propiedad Intelectual | , , ,