Archivo del Mayo, 2011

Strauss-Kahn i els indignats del 15M

L’actualitat de les darreres setmanes ha vingut marcada per aquestes dues notícies aparentment tan diverses. Les principals capçaleres de la premsa europea en donaven compte: El Frankfurter Allgemeine (20/05/2011) intitulava la seva portada amb un expressiu “Schuld und Bühne”, sobre una fotografia que mostrava la imatge del exdirector del FMI, al jutjat penal de NY, en el punt de mira d’una càmera de televisió. La combinació dels mots era prou eloqüent: culpa i teatre, o en altres paraules imputació i espectacle. És a dir, l’home públic, subjecte titular del dret fonamental a la presumpció d’innocència, escrutat inquisitivament pels focus de l’opinió pública mundial. Paral·lelament, en les mateixes dates, Le Monde (18/05/2011) adjudicava el protagonisme de la seva secció internacional al 15M:”Mobilisation naissante contre la crise en Spagne”, acompanyant-ho d’una fotografia -a l’estil de les ombres xineses- de les “reunions pacífiques” a Madrid i Barcelona reclamant més democràcia.

La lectura d’ambdues cròniques periodístiques m’ha traslladat, quasi com un acte reflex, a un text jurídic de referència històrica que abasta el conjunt del debat jurídic suscitat amb motiu de les dues notícies, aparentment –insisteixo- inconnexes. Es tracta d’un article de la Constitució escrita més antiga de la història, amb un vigència de més de dos segles:”Congress shall make no law respecting an establishment of religion, or prohibiting the free exercise thereof; or abridging the freedom of speech, or of the press; or the right of the people peaceably to assemble, and to petition the government for a redress of grievances “. Efectivament, és l’esmena primera (Bill of Rights, 1791) de la Constitució dels Estats Units. A ella li va correspondre fixar, en seu constitucional real i no merament formal, per primer cop i de manera ininterrompuda els principis i valors essencials –formulats com a drets subjectius- del pensament liberal, embrió de les democràcies modernes occidentals. Mancava encara un segle i mig, i el patiment d’una segona guerra mundial, per tal que els Estats de l’Europa continental integressin en els seus sistemes constitucionals el contingut i les garanties necessàries per fer efectius els drets i les llibertats bàsiques dels sistemes democràtics plurals.

Aquests dies hem sentit, per part d’alguns sectors, dures crítiques al sistema jurídic nord-americà. Hem escoltat debats que parlaven de la injusta “pena de telediario” o de la devaluació del dret a la presumpció d’innocència als USA (vid. Bernard-Henri Lévy, El País, 29/05/2011). No hi ha dubte que aquests debats són tan interessants com vidriosos, però no seria rigorós ni just oblidar que els pilars de l’Estat de dret contemporani, entès com la garantia dels drets i les llibertats personals en front dels excessos del poder, deuen més el seu origen i llur estabilitat a l’experiència nord-americana que no pas en l’Europa hereva de la Revolució francesa (vid. Maurizio Fioravanti, Los derechos fundamentales). I tampoc podem ignorar que les principals decisions del Tribunal Suprem dels Estats Units sobre els drets de la first amendment han estat determinants per a la configuració de la justícia constitucional kelseniana europea, implantada amb posterioritat a la barbàries dels totalitarismes dels anys trenta del segle XX.

Precisament, sobre la importància de la distinció entre l’àmbit públic i el privat teoritzà la filòsofa Hannah Arendt (Los orígenes del totalitarismo), quan ens assenyalà que l’anorreament dels drets de la persona en els règims del terror sempre ha vingut precedit d’un discurs col·lectivista i a l’empara d’un presumpte interès públic que ha estat utilitzat per limitar i destruir progressivament l’àmbit privat.

Deixant de banda el sempre complex debat de la configuració en cada cultura jurídica del dret a la llibertat  d’expressió i els seus límits amb relació als drets de la personalitat, sí que podem utilitzar aquesta breu nota de reflexió per remarcar alguns dels principis decisius que actuen com a requisits de la qualitat democràtica dels nostres ordenaments:

En primer lloc, cada comunitat o Estat ha de ser capaç  de traçar nítidament els límits entre públic i privat. La justícia constitucional en aquest sentit té una funció especialment estratègica: ha de ser el suficientment lúcida per saber combinar en la seva doctrina  -des d’una posició d’auctoritas- la sensibilitat social majoritària en cada moment històric, amb els paràmetres –principis, drets i valors- constitucionals permanents i irrenunciables del sistema, del qual actua com a garant al servei de tots els ciutadans (majories) però sobretot de les minories. Als jutges constitucionals els correspon la complexa tasca d’equilibrar i ponderar la llibertat d’expressió (en sentit ampli: també entesa com a dret de reunió i manifestació), el dret a comunicar i rebre informació, en relació amb la protecció dels drets de la personalitat com a manifestació de la dignitat humana (intimitat, honor i la imatge pròpia, així com la protecció dels menors).

En segon lloc, la definició casuística del concepte  d’interès públic, sobretot a partir de les sentències dels més alts tribunals, ha  d’actuar com a pauta dels mitjans de comunicació per limitar, no únicament des de la perspectiva de deure legal sinó també i prioritàriament en l’esfera de l’ètica i la deontologia professional, quines són les línies vermelles de la privacitat i el respecte als drets de les persones que en cap cas no poden ser creuades. Internet i les xarxes socials, tot i respondre a lògiques de funcionament descentralitzades i fragmentàries, també haurien d’acollir progressivament aquestes pautes (la via de l’autocontrol o l’autoregulació són vies a explorar).

I en darrer terme, però no menys cabdal, els poders públics han d’assumir que l’esfera privada és essencialment de naturalesa particular i, per tant, lliure de les seves interferències, amb independència que determinades iniciatives executives o, inclús, legislatives tinguin per finalitat l’assoliment de valors tan lloables com pot ser el bé comú.

Tal com afirmava, des del seu exili a Califòrnia, el gran escriptor hongarès Sándor Márai (Diarios 1984-1989): “La llibertat pertany a l’esfera privada. No existeix la llibertat institucional”. En aquest sentit els Estats Units, amb independència que ens agradi més o menys el seu model, semblen tenir més nítidament definits els seus límits entre públic i privat. Certament aquests, a ulls de la cultura europea, poden semblar de vegades equivocats o fins i tot incomprensibles, però la qüestió, d’acord amb el seu criteri, resulta clara: en el cas d’DSK, per exemple, l’home públic respon també públicament de la seva privadesa; amb una cruesa agreujada perquè dels seus actes se’n deriva una imputació penal (set càrrecs criminals) que, amb independència del veredicte final, ja constitueix per si mateixa una realitat i no una mera presumpció. ¿Són més lliures o més justos els nord-americans?

Àlex Bas i Vilafranca

Constitucional, Derecho y sociedad | , , , Permalink

Los fondos soberanos del Golfo Pérsico y el mundo árabe

Hace unos meses visité algunos estados del Golfo. En los Emiratos Árabes Unidos (EAU) encuentras una de las mayores concentraciones de riqueza del mundo en medio de una geografía inhóspita. En las amplias avenidas de Abu Dabi se alinean los fastuosos palacios de los príncipes de la familia real. Grandes rascacielos, almacenes y fastuosos hoteles compiten en una espectacularidad que llega a su zénit en Dubai en los 818 metros  del “Burj Jalifa”, la torre más alta del mundo. También Qatar, Kuwait, Bahrein y Omán apuestan por la modernización e internacionalización. Arabia Saudita es el país más rico y el líder de estos jóvenes estados que alcanzaron su independencia hace sólo unas décadas.

Su gran riqueza se sustenta sobre las mayores reservas mundiales de petróleo y gas que sacian las necesidades energéticas de las grandes economías, desde EEUU y la UE hasta China, Japón, India y Corea del Sur. Y les fluye un incesante maná de divisas que llenan sus arcas. Las monarquías del Golfo buscan fortalecer su situación interna y su imagen exterior a través de una doble estrategia. Por un lado, subvencionan generosamente a sus nacionales para lograr unos apoyos internos que mantengan el privilegiado status de las élites de cada país. Y utilizan sin miramientos a decenas de miles de trabajadores inmigrantes no cualificados, la mayoría del sur y del este asiático, cuyos derechos sociales son sistemáticamente violados. Por otro lado, acumulan unos ingentes excedentes de divisas que constituyen los “fondos soberanos”, administrados por los miembros de las respectivas familias reales. Estos fondos son invertidos en Occidente, principalmente en EEUU y la UE. Esgrimen que quieren diversificar sus economías para no depender exclusivamente de los recursos energéticos. También compran armas a Occidente para dotar unos ejércitos equipados para defenderse e incluso acogen varias bases extranjeras. Temen que Irán asuma un rol dominante en el Golfo Pérsico.

Mientras observaba las ostentosas tiendas en Abu Dhabi y Dubai pensaba en el cómo estas ricas monarquías pueden convivir en medio de una vasta zona que concentra en el norte de África y en Asia central y del sur, desde Egipto hasta el continente indio, la mayor concentración de pobreza del planeta. Sus élites disfrutaban en sus grandes palacios del Golfo o en Londres, París o Marbella mientras entre las poblaciones de los países musulmanes crecía la frustración política y económica. Arabia Saudita no destina sus capitales al desarrollo económico de los países subdesarrollados de su entorno geográfico. Sí financia a grupos religiosos radicales islámicos en todas partes.

Las monarquías del Golfo deberían destinar una parte substancial de sus fondos soberanos al impulsar el desarrollo económico del mundo musulmán. Sin embargo, los países occidentales, en plena crisis financiera, también ansían más inversiones árabes. El presidente  Zapatero visitó hace algo más de dos meses Qatar y los EAU. Logró algunos compromisos árabes para inversiones y financiación en empresas y cajas de ahorro españolas. Qatar tras hacerse con el 6,16 % de Iberdrola también podría invertir en Telefónica. Pero sorprende que el presidente, tras pedir la ayuda árabe para España, visitase Túnez y se disfrazase de país rico para referirse a un “Plan Marshall” para la ribera sur del mediterráneo. Y dio consejos sobre democracia y economía a los tunecinos. Se sumó a la coalición militar contra el líder libio Gadafi, ahora calificado con razón como un dictador. Pero se olvida que España, como otros países europeos, había antes aceptado gustosamente las inversiones de los fondos soberanos libios. Cuando se trata de recibir recursos financieros no suele preguntarse por su denominación de origen.

Hoy, el mundo árabe anda revuelto. Y los temblores llegan desde el mediterráneo al Pérsico. Sacuden a países que eran considerados estables como Bahrein y Omán. Los demás temen el contagio. Su primera reacción fue incrementar los subsidios a sus nacionales. Otro error. Las autocracias del Golfo no se mantendrán en el poder comprando silencios. Sólo subsistirán si democratizan sus instituciones políticas.  No se trata de copiar los modelos de Occidente. Pero sí deben asegurar el ejercicio de los Derechos Humanos y las libertades públicas básicas, como son la de expresión, asociación y religiosa.

Los jóvenes manifestantes árabes reclaman mayores cotas de libertad y participación política, más trabajo y menos corrupción. Unas legítimas aspiraciones muy alejadas de los perversos objetivos ideológicos de los grupos terroristas ligados a Al-Qaida. Esta recibió con las revueltas de “la primavera árabe” un gran golpe “político”, mucho antes de la muerte de su carismático líder Osama Bin Laden, acaecida el 2 de mayo. Se abre otra gran oportunidad para intentar acorralar a Al-Qaida. Para lograrlo también deben afrontarse las causas del subdesarrollo económico que sufren millones de musulmanes. Y lo más importante: es necesario disociar Islam y terrorismo.

Jaume Giné Daví
Profesor de la Facultad de Derecho de ESADE y experto en Asia

Artículo publicado en “ARA” (14.05.2011)

Derecho y sociedad, Internacional | , , , , , Permalink

¿Quienes son los verdaderos antisistema?

Siempre me ha sorprendido y en ocasiones indignado la banalidad con la que algunos políticos y medios de comunicación utilizan la expresión antisistema. Con  ella suelen descalificar, deslegitimar y criminalizar las acciones protagonizadas por movimientos sociales. Al hacerlo, pretenden que el concepto antisistema se identifique con el de contrario a la sociedad, y expresan una concepción muy curiosa de lo que entienden como tal. No deja de sorprenderme que se califique de antisistema a quienes con sus acciones  nos recuerdan que el derecho a la propiedad privada también tiene límites y esta condicionado en su ejercicio por la exigencia de que cumpla con su función social (artículo 33 de la CE). I, en cambio, no consideran antisistema a aquellos que de manera habitual especulan con la propiedad privada del suelo o la vivienda hasta el punto de hacer inviable el derecho a una vivienda digna, reconocido por la misma Constitución en su artículo 47. Este fenómeno no es nuevo y viene de lejos. Pero últimamente se ha intensificado con la crisis económica y parece haber alcanzado su cenit en la actual campaña electoral.

¿Nos hemos parado a pensar quienes son los antisistema en relación con la crisis económica? ¿Son los  movimientos sociales que con sus acciones denuncian a los responsables de la crisis y exigen cambios estructurales en el funcionamiento de la economía y la sociedad? ¿O los antisistema son los reprobables personajes que tan bien describe y presenta el documental “Inside Job”?  Personajes e instituciones que con su comportamiento están erosionando las bases éticas  mínimas de cualquier espacio de convivencia que quiera hacer honor al nombre de sociedad. ¿Cómo podríamos calificar a los que, para obtener más beneficios y eludir sus responsabilidades fiscales, utilizan el secreto bancario y los paraísos fiscales? Y cual sería el nombre más adecuado  para nombrar a los que , para mantener este status quo, se niegan a a poner fin a los paraísos fiscales, a pesar de saber que son las autopistas por las que circula el dinero de la economía criminal – tráfico de armas, de personas, de órganos humanos para transplantes-?

Son viejas preguntas que la crisis económica ha puesto aún más de actualidad y a las cuales como sociedad estamos obligados a responder más pronto que tarde. Pero estos antisistema no reconocidos como tales,  no se limitan al terreno de la economía. En los últimos tiempos asistimos a manifestaciones o comportamientos que erosionan las mínimas reglas de convivencia y del Estado de Derecho. Por ejemplo, cuando desde importantes  responsabilidades políticas se hacen afirmaciones tan poco edificantes como que “la corrupción es inherente a las instituciones”. O cuando se pide que se actúe contra determinados colectivos de personas por el simple hecho de ser inmigrantes y se proponen actuaciones que vulneran sus derechos fundamentales.

Uno de estos comportamientos antisistema lo estamos viviendo en relación a la sentencia del Tribunal Constitucional en el caso Bildu. Las acusaciones  hechas por dirigentes del PP – creo que no se puede caer en el farisaísmo de no ponerle nombre a estos comportamientos – contra los miembros del Tribunal Constitucional sobrepasa los límites aceptables desde una perspectiva democrática. Evidentemente es legítimo discrepar y criticar públicamente las sentencias de los Tribunales. Pero no lo es descalificar,  poner en duda la integridad ética de los miembros del Tribunal Constitucional y erosionar su legitimidad. Y mucho menos hacerlo como un medio más de la batalla política en la que el fin parece justificar todos los medios.

La sociedad no puede pasar por alto ni acostumbrarse a estos comportamientos. Ni al de algunos profesionales y medios de comunicación que ignoran cuales son sus responsabilidades y sus compromisos en relación a la sociedad y a las libertades de expresión, información y comunicación de las que son unos actores privilegiados. Por cierto, ésta no es la primera vez que ello sucede con el Tribunal Constitucional. Y para no hacer como los hooligans del fútbol, que sólo ven los excesos en el comportamiento de los otros, haríamos bien en repasar algunas de las declaraciones realizadas en Cataluña con motivo de la sentencia sobre el Estatuto de Autonomía.

Últimamente y de manera frecuente se está entrando en terrenos peligrosos desde la perspectiva democrática. Las razones no son ni únicas ni simples. Pero mientras encontramos las respuestas para no meternos más en el barro, sí que nos podríamos poner de acuerdo sobre quienes son los “verdaderos antisistema”, sobre cuales son los comportamientos que ponen en peligro la convivencia y han de ser reprobados socialmente.

 
Joan Coscubiela Conesa
Profesor de la Facultad de Derecho de ESADE (URL)

Artículo publicado en “Público” (15.05.2011)

Derecho y sociedad | , , , Permalink

Retribuciones y voto consultivo

 
La Ley de Economía Sostenible ha introducido la obligación de todas las sociedades cotizadas de elaborar anualmente un informe sobre remuneraciones de los consejeros y someterlo al voto consultivo de la junta general de accionistas. Aunque se prevé que el Ministerio de Economía y Hacienda elabore normas reglamentarias en las que se concrete el contenido del informe, la ley se halla vigente desde el día siguiente a su publicación, es decir, desde el 6 de marzo último, por lo que hay que entender que las sociedades cotizadas deben ya cumplir con dicha obligación.Hubiera sido deseable que la ley aplazara la entrada en vigor de esta norma hasta el 1 de enero de 2012, dando con ello tiempo al desarrollo reglamentario previsto y evitando la incertidumbre que se produce con la inmediata eficacia de una norma que afecta a la información a elaborar y al orden del día de las juntas, en pleno proceso de convocatoria y celebración de las mismas. Pero, más allá de las cuestiones transitorias, procede reflexionar sobre el tenor de una norma importante y novedosa en la regulación de las sociedades cotizadas.La importancia deriva de que afecta a una de las cuestiones societarias que más polémica ha desatado en las últimas décadas. Ya en su programa electoral Bill Clinton incluyó en 1992 la reforma de la retribución de los directivos de las sociedades cotizadas. Desde entonces el tema ha sido uno de los que más activismo accionarial ha desatado en el ámbito anglosajón. Parte de la causa de la gran crisis de 2008 se ha atribuido a la excesiva propensión al riesgo que generaban los sistemas de incentivos de los directivos de entidades financieras.La tendencia ha llegado a nuestro país por distintas vías, entre las que cabe destacar la introducción, ya en 2006, de la recomendación relativa a la sumisión a la junta general de accionistas de un informe sobre retribución de consejeros. La experiencia del seguimiento de esta recomendación ha pesado sin duda en la mente del legislador para elevarla a la categoría de norma de obligado cumplimiento. En efecto, no debemos hallarnos ante un tema inocuo, cuando ha sido, de las 58 recomendaciones contenidas en el Código de Buen Gobierno vigente, la que ha encontrado más resistencia en su seguimiento. En el ámbito anglosajón, el llamamiento a someter a los accionistas las políticas retributivas say on pay es uno de los temas más candentes en la agenda de los activistas accionariales. Consecuentemente, tratándose de un tema controvertido, en el que la técnica de la soft law de las recomendaciones no ha funcionado, parece razonable que se utilice la técnica normativa tradicional para generalizar su cumplimiento.La principal novedad, aparte de la temática misma, radica en el carácter consultivo que se da al voto de la junta general relativo al informe que se le debe someter. No tiene nuestro Derecho de sociedades precedentes en este tipo de eficacia, también tributaria del Derecho norteamericano. Nuestra doctrina ha predicado de forma unánime el carácter soberano de la junta general, de lo que se deriva que sus acuerdos tengan como norma carácter vinculante. Por el contrario el Derecho norteamericano ha afirmado siempre una fuerte autonomía de los administradores, siendo frecuente que la junta apruebe determinadas propuestas accionariales precatory proposals que el consejo de administración opta por no seguir.

El riesgo que obviamente corren los administradores es que los accionistas opten por removerles de sus cargos y elegir un nuevo consejo. Pero en un entorno como el norteamericano, caracterizado por la dispersión accionarial, las reacciones de los accionistas ante un rechazo de los administradores pueden ser muy diversas, desde la apertura de negociaciones con ellos hasta la venta de su paquete accionarial, pero vienen presididas por una problemática de acción colectiva que, con fre-
cuencia, opondrá fuertes resistencias a una toma del poder en la sociedad. Puede aducirse que el legislador español ha querido ante todo generar transparencia con los accionistas, pero lo cierto es que dicho efecto se consigue sin necesidad de someter a votación el informe, como sucede con el informe anual de gobierno corporativo.

¿Qué sucederá, pues, si a una sociedad cotizada la junta le rechaza el informe sobre retribuciones? Aunque sin duda se tratará de un severo aviso a los administradores por parte de los accionistas, parece que el rechazo no debiera afectar a la exigibilidad de lo debido. Pero en un entorno en el que se plantean continuas dudas sobre el nivel de concreción estatutaria que debe tener la retribución de los administradores y la determinación anual de la misma, no hay que descartar que los tribunales otorguen eficacia a dicho rechazo, incluso en términos de exigibilidad, máxime si, como frecuentemente sucede, la concreción de la retribución anual la haya efectuado el propio órgano de administración. Habrá que distinguir en este punto entre la retribución del ejercicio cerrado y la prevista para el año en curso, pues la norma prevé que el informe se refiera a ambas.

La conclusión es que esta pieza normativa, de indudable trascendencia, lleva a constatar de nuevo la necesidad de abordar la regulación de la retribución de los administradores para que se resuelvan las graves dudas que en la actualidad afectan a su determinación, exigibilidad y deducibilidad fiscal. Y la conveniencia de hacerlo desde una perspectiva sosegada que huya tanto de la demagogia populista como de las presiones de los poderes fácticos.

Miguel Trias Sagnier
Catedrático de Derecho Mercantil de ESADE
Socio de Cuatrecasas Gonçalves Pereira.

 Artículo publicado el “El Pais” (01.05.2011)
Actualidad jurídica, Mercantil | , , , , Permalink

Sabato, Hessel y la resistencia

A los que admirábamos su literatura, nos conmovió hace unos días la muerte del argentino Ernesto Sabato, en edad casi centenaria. Y aunque un acontecimiento así siempre es motivo de tristeza, lo cierto es que la obra y la vida de Sabato dejan poco lugar a los sentimientos nostálgicos. Físico de profesión, artista de vocación y personaje público por necesidad, su última llamada es a la resistencia. Una resistencia deliberadamente confusa. Sabato afrma haber sentido siempre una necesidad íntima de resistir, que satisfizo con el surrealismo en el arte y con la izquierda en la política, pero las cosas parecen cada vez más complejas y confiesa no saber bien cómo ejercer hoy esa resistencia, cuya necesidad sin embargo siente apremiante. Se nos murió sin darnos la clave.

Al escribir estas líneas no puedo sino pensar en Stéphane Hessel, otro nonagenario que ha convertido en best-seller (el mercado sabrá por qué) una llamada similar: Indignez-vous!, ¡Indignáos! Hessel nos sitúa en una encrucijada parecida. Nuestro mundo exige la indignación, de ahí su grito, pero se ha vuelto difícil fjar la causa frente a la que debe expresarse tal indignación. En el caso de Hessel, mirando hacia su juventud encontraba la Resistencia francesa durante la segunda guerra mundial como ejemplo claro. Con ese referente, su llamada se hace angustiosa: no hay menos motivos para indignarse, resistirse y combatir la injusticia en el mundo actual que los que encontraron él y sus compañeros contra el nazismo. Solo que la causa de esa injusticia es ahora más elusiva, difícil de definir y, en ese sentido, más peligrosa.

Da que pensar que esta llamada paralela nos venga de dos personas que tuvieron un papel activo en sendos momentos fundamentales de la breve historia de los derechos humanos. Hessel participó en la redacción de la declaración universal de los derechos del hombre cuando era jefe de gabinete de Henri Laugier, secretario general adjunto de Naciones Unidas. En su texto antes referido, recuerda esa participación, y enfatiza la fuerza de la indignada resistencia. «Esta declaración universal», dice Hessel, «debe mucho a la revulsión universal contra el nazismo, el fascismo, el totalitarismo, y, también, a nosotros, al espíritu de la Resistencia». La resistencia es precisamente el título de uno de los últimos textos de Sabato, en el que afrma que «hay una manera de contribuir a la protección de la humanidad, y es no resignarse». 

La relación biográfica del escritor argentino con los derechos humanos gira en torno a su participación destacada en el informe Nunca más (también conocido como Informe Sabato), en el que se relataban los crímenes cometidos por las dictaduras argentinas y que abrió la puerta para el procesamiento de los responsables de las juntas militares. La entrega personal del informe por parte de Sabato al presidente Raúl Alfonso constituyó todo un símbolo para los defensores de la causa de los derechos humanos.

Y llegados al comienzo de siglo. Sabato y Hessel, militantes contra las atrocidades de la dictadura argentina, el uno, y contra la Alemania nazi, el otro, se encuentran ahora con la misma necesidad de militar (y de llamar a la militancia) que sintieron en su día, pero sin ningún referente claro frente al que hacerlo. Nos confirman que vivimos tiempos confusos. Y es que esta llamada contemporánea a la resistencia contiene,  si lo pensamos bien, una tremenda paradoja, puesto que nunca como ahora hemos tenido las personas tantos derechos y una consideración aparentemente tan digna a ojos del poder (hablo de los que vivimos en lo que grosso modo llamamos democracias liberales avanzadas). Tenemos derechos como humanos, como nacionales de un país, derechos políticos y sociales, tenemos derechos como trabajadores, e incluso derechos como consumidores. Podemos reclamar, denunciar y manifestarnos tanto como queramos. Formamos parte de una opinión pública presuntamente informada, que disfruta de la libertad de prensa, y además participamos en la toma de decisión de los asuntos públicos de múltiples maneras, empezando por elecciones generales periódicas. Tenemos mercados libres, las fronteras caen, viajamos por donde queremos sin dar explicaciones a nadie. Vivimos en democracia, vivimos en libertad, y damos pasos de gigante para vivir en igualdad.

Y sin embargo Hessel y Sabato no se muestran satisfechos, sino todo lo contrario, nos recuerdan que es justo ahora cuando más necesitamos resistir frente a algo, y mostrarnos beligerantes en esa resistencia. La coincidencia entre estas dos mentes extraordinariamente lúcidas es escalofriante; nos dicen que a pesar de todos esos derechos, y de todos esos valores públicos de la democracia, algo va profunda y terriblemente mal en nuestro mundo.

¿Qué es ese algo?  Si estos dos hombres, sabios y con una larga vida a cuestas, no concretan el origen de ese mal, yo, que ni soy lo uno ni tengo lo otro, no me atreveré a dar un paso más. Simplemente recuerdo y transmito su llamada. Que cada cual la interprete como deba.

César Arjona
Profesor de la Facultad de Derecho de Esade (URL).

Artículo publicado en “El Periódico” (15.05.2011)

Derechos Humanos, Etica y educación | , , , , Permalink

5ª sesión Foro IP & IT – los links

A continuación encontraréis todos los enlaces que Carmenchu Buganza utilizó en su ponencia sobre propiedad intelectual y piratería  en la quinta sesión del Foro IP & IT. El resumen de la sesión aparecerá en los próximos días:

http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=pirater%C3%ADa

http://www.google.es/search?q=pirata&ie=utf-8&oe=utf-8&aq=t&rls=org.mozilla:es-ES:official&client=firefox-a

http://es.wikipedia.org/wiki/Pirater%C3%ADa

http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=pirata

http://www.un.org/Depts/los/convention_agreements/texts/unclos/convemar_es.pdf

http://www.oepm.es/cs/Satellite?c=Page&cid=1179489519322&classIdioma=_es_es&idPage=1179489519322&pagename=OEPMSite%2FPage%2FtplHomePirateria

http://www.oepm.es/cs/Satellite?c=Page&cid=1284622359275&classIdioma=_es_es&idPage=1284622359275&pagename=OEPMSite%2FPage%2FtplInfoGeneralPirateria&idContenido=1284622359398

http://www.youtube.com/user/ladygagaofficial?blend=1&ob=5#p/f/6/S08KonZiew4

http://www.mcu.es/propiedadInt/docs/RDLegislativo_1_1996.pdf

http://www.mcu.es/propiedadInt/docs/tex_codpenal.pdf

http://www.boe.es/boe/dias/2010/06/23/pdfs/BOE-A-2010-9953.pdf

http://aui.es/IMG/pdf_CIRCULAR1-2006-FISCALIA.pdf

http://aui.es/IMG/pdf_CIRCULAR1-2006-FISCALIA.pdf

http://aui.es/IMG/pdf_CIRCULAR1-2006-FISCALIA.pdf

http://derecho-internet.org/

http://derecho-internet.org/svn/

http://derecho-internet.org/svn/procedimientos-libres/defensa-webs-enlaces/resoluciones/formato-doc/

http://www.youtube.com/watch?v=f06sdVTk80s

http://javierdelacueva.es/

http://curia.europa.eu/jurisp/cgi-bin/form.pl?lang=ES&Submit=rechercher&numaff=C-70/10

http://www.laquadrature.net/wiki/Declaracion_por_escrito_ACTA_12/2010

http://www.eff.org/deeplinks/2010/09/european-parliament-asks-EU-ACTA-negotiators-to-protect-citizens%27-rights

 http://www.eff.org/issues/acta

http://www.eff.org/deeplinks/2010/06/sign-acta-communique-and-tell-negotiators-protect

http://www.eff.org/deeplinks/2010/04/eff-analysis-officially-released-acta-text

http://www.publicknowledge.org/pk-and-effs-comments-matter-special-301-review

http://www.wipo.int/about-wipo/es/dgo/speeches/dg_blueskyconf_11.html

http://derecho.esadeblogs.com/tag/foro-ipit/

http://derecho.esadeblogs.com/category/foro-ipit/

Foro IP&IT, Propiedad Intelectual | , , , , , Permalink

Legal Research Seminar 4 mayo 2011

Aprovechando la estancia en Barcelona del profesor Christian Armbrüster (Freie Universität Berlin), el pasado 4 de mayo de 2011, la Facultad de Derecho de ESADE organizó su cuarto Legal Research Seminar del curso académico 2010 – 2011. El tema debatido en el mismo fue el de la representación de las mujeres en los Consejos de Administración de las empresas, enfatizando el actual debate generado en Alemania. Una visión optimista pudo llevar a los asistentes a la conclusión de que,  aunque queda mucho por hacer en cuanto a la conciliación de la vida familiar y laboral, la introducción de medios legales para incrementar el número de mujeres en los Consejos de Administración podría no ser necesaria si hubiese una fuerte concienciación pública de que la empresa debería propiciar el acceso de más mujeres a sus altos cargos.

Sara Pons

Assistant Facultad Derecho ESADE

Derecho y sociedad, Mercantil | , Permalink

¿Quién teme a John Demjanjuk?

Nacido en Ucrania, apátrida (su nacionalidad estadounidense le ha sido recientemente retirada), John Demjanjuk aparece fotografiado en la prensa internacional, su rostro serio, sin mostrar emoción, su cuerpo anciano postrado en una silla de ruedas. Ha cumplido ya los 91 años de vida, y según un tribunal de Munich deberá pasar ahora cinco en la cárcel, condenado por cooperación en las muertes de más de 28000 prisioneros en el campo de concentración nazi de Treblinka, sucedidas hace ahora alrededor de 70 años. Aunque por lo pronto no cumplirá la pena: la sentencia ha sido apelada por su abogado, y mientras la apelación se resuelve Demjanjuk deberá permanecer en Alemania, pero sin ingresar en prisión.

Aparentemente la situación plantea un dilema jurídico clásico que se ha repetido a lo largo del siglo XX: ¿cómo juzgar, una vez caído un régimen antes vigente, a aquellos que cometieron actos atroces conformes con su posición en dicho régimen? Los juicios de Nuremberg, o las leyes de Punto Final y Obediencia Debida en Argentina, son dos momentos simbólicos de este problema aún no resuelto.

Pero el caso de Demjanjuk contiene un elemento que lo hace diferente, y que da paso a otro dilema distinto. Aquí el acusado no reconoce lo sucedido ni se esfuerza en justificarlo conforme a las condiciones del momento (que serían las propias de un presunto funcionario del régimen nazi), sino que niega la mayor: el abogado defensor ha tratado de probar que Demjanjuk nunca fue el guardián del campo que en efecto colaboró en la ejecución de las muertes, sino que su estatus durante la segunda guerra mundial era de prisionero de guerra en el campo de Sobibor. En definitiva, se equivocan ustedes de tipo.

El matiz es importante: lo que está en juego en este caso no es una concepción de la justicia (como en Nuremberg), sino detalles mucho más triviales como si por ejemplo un carnet de identitad de las SS en el que Demjanjuk consta como guardián de Treblinka es auténtico o falso, o si la credibilidad de los testigos es fiable al recordar hechos y personas perdidos en la niebla de los tiempos.

 Esto abre otra cuestión, otro dilema, que es el que de verdad importa aquí: ¿merece realmente la pena juzgar y condenar a personas por hechos cometidos en situaciones que poco o nada tienen que ver con las actuales? Según Reuters, la opinión pública alemana está dividida al respecto, y algunos ven un espectáculo triste y patético en la encarnizada discusión sobre la validez de unas pruebas presentadas y refutadas por ancianos en relación con hechos que acaecieron durante su juventud. Salvo que suceda un fenómeno médico, a Demjanjuk le queda poco tiempo de vida, lo cual por cierto justifica la reducida pena impuesta por el juez en atención a la edad y estado de salud del reo, incapacitado para ejercer ninguna violencia.

 En sentido opuesto piensan los acusadores, dos víctimas de trabajos infantiles forzados en Treblinka, así como los grupos de víctimas del holocausto que han mostrado su decepción porque a pesar de la condena Demjanjuk no haya ingresado ya en la cárcel. En la simbología del castigo como pago de la responsabilidad se manifiesta la función retributiva de la pena. Es decir: que quien la hace la paga, sin importar otros condicionantes, aunque haya pasado toda una vida y ni víctima ni acusado tengan otro futuro que el de esperar el resultado de la sentencia. ¿Es eso la justicia? Difícil será convencer de lo contrario a quien siga a pies juntillas el Antiguo Testamento.

César Arjona

Actualidad jurídica, Derecho y sociedad, Etica y educación, Penal | , , Permalink

EL FRACÀS DE LA REFORMA LABORAL

L’ EPA del 1er trimestre de l’any ha caigut com un gerro d’aigua freda. Malgrat les diferències que es puguin detectar entre diferents fons estadístiques la tendència de fons de l’ocupació es nítida i negativa. I de nou apareix el debat sobre la utilitat de la reforma laboral. Pels sindicats i els que es varen oposar a la reforma les dades son contundents: no s’ha creat ocupació, avui és més fàcil destruir-la i a més s’ha  incrementat la precarietat. En canvi, pels que li varen donar suport el problema és que no s’ha avançat prou en els processos de desregulació legal.

Per valorar els resultats de la reforma laboral, primer cal aclarir en relació a quins objectius es mesura l’èxit o el fracàs. Si s’accepta – com diu l’exposició de motius de la llei 35/2011 – que l’objectiu era la creació d’ocupació, és evident que el resultat es tot menys un èxit.

INVERTIR TENDÈNCIA. Però temo molt que ni aquest era l’objectiu real, ni aquest és el debat. La pregunta a fer–se és una altra. Pot una reforma de la legislació laboral per sí sola invertir la tendència de destrucció d’ocupació, que té causes molt profundes i diferents de les que es desprenen de la llei laboral? És evident que no. És el que ens diu l’experiència de tres dècades, en què l’evolució de l’ocupació ha tingut poc a veure amb les reformes laborals aprovades. Ben al contrari, malgrat l’ increment significatiu dels mecanismes de flexibilitat interna a les empreses, les reformes han incentivat encara més la contractació temporal i l’acomiadament com a principals mecanismes d’ajust de l’ocupació als cicles econòmics.

I el resultat ha estat aprofundir en un cercle viciós que fa dependre la competitivitat de les empreses de la desregulació i precarietat de les relacions laborals. Les raons per les quals l’economia espanyola no és capaç de crear suficient ocupació son unes altres. És important recordar que durant la dècada màgica  la població activa espanyola va créixer  més del 50%. Aquest creixement de les persones que demanda ocupació, que fins i tot ha crescut en més de 700.000 persones  durant la crisi, pesa com una llosa en les taxes d’atur. També cal no oblidar que en  moments de plena ocupació a Espanya constaven 1.900.000 persones aturades, prop del 8% i a Catalunya  la taxa era del 6%.

Més del 55% de la destrucció d’ocupació durant la crisi s’ha produït a la construcció i el 62% dels llocs de treball perduts corresponen a persones de nivell educatiu baix. Aquestes dades són un petit tast de la complexitat del problema. Darrerament, és freqüent llegir comparacions amb Alemanya, però poques vegades s’entra a fons en les anàlisis. L’economia alemanya té un fort pes del sector industrial, les seves empreses, a més de grans, ocupen un espai central en la distribució internacional del treball, estan globalitzades, han apostat històricament per les exportacions i a més disposen de musculatura financera pròpia.

El sistema financer alemany, malgrat les dificultats d’alguns dels seus bancs, garanteix el finançament a les empreses. I, per si fos poc,  l’Estat alemany, que té un deute públic superior a l’espanyol, disposa d’un sistema fiscal més fort, amb un esforç fiscal 4,5 punts en relació al PIB superior al de España. Per cert, la legislació laboral alemanya a més de dotar de molta flexibilitat a les empreses obliga a la readmissió quan l’acomiadament es declarat improcedent i, excepte que es pacti amb els treballadors,  no està prevista la indemnització substitutòria de la readmissió.

EL MODEL. Però no cal anar a Alemanya per entendre que ni el problema, ni la solució estan en el model de relacions laborals. A Espanya, amb la mateixa legislació per tot el país, tenim dades molt diferents. Andalusia ha arribat al 30% d’atur – mai va baixar del 12% -. Euskadi, que partia de la mateixa taxa d’atur que Catalunya, té avui un 11% i nosaltres el 19%. Significa això que la reforma laboral ha donat fruits a Euskadi i ha fracassat a la resta d’Espanya?  O significa que el problema de l’atur no esta encara en les lleis laborals?

La resposta es força evident. La reforma laboral és un bon exemple del que denuncia Naomi Klein, quan diu allò que les crisis són aprofitades per impulsar programes de govern que no tenen res a veure amb la solució de les crisis i molt amb imposar una visió ideològica d’una societat més dura, desigual i menys democràtica.

Des d’aquesta perspectiva bé es podria considerar que la reforma laboral sí que ha assolit els seus objectius que, malgrat el que digui l’exposició de motius de la Llei 35/2010, no eren els d’e reduir l’atur i crear ocupació.  

Joan Coscubiela Conesa
Profesor de la Facultad de Derecho de ESADE

Artículo publicado en “L’Econòmic” (07.05.11)

Foro de Relaciones Laborales | , , , , Permalink

EL QUE TE TOQUE

ESTA semana se ha aprobado el Proyecto de Ley del Registro Civil en el Congreso de los Diputados. Hasta ahí, todo puede parecer normal. Y así es. Pero a partir de ahí también todo puede discurrir más allá de lo normal.
Particularmente si los padres no consiguen un acuerdo en el orden de los apellidos de sus hijos. Lejos de conseguir un acuerdo respecto de dejarlo al azar por virtud de un sorteo o, en otro caso, dejarlo al criterio del orden alfabético, que no deja de ser otro criterio fundamentado en la aleatoriedad, será el funcionario responsable del registro civil quien determine el orden de los apellidos objeto de discusión.Probablemente, durante la tramitación parlamentaria se haya considerado que una medida de este calado contribuya, en última instancia, a forzar el acuerdo entre los padres sobre la cuestión. Al menos, durante los tres días previstos para que los padres intenten un último esfuerzo en la búsqueda del consenso común. Aunque me temo que, llegados a ese punto, lo que falte sea un mínimo de templanza que garantice el final feliz.

En todo caso, no quisiera estar en la piel de quien tenga de decidir una cuestión tan personal como esta que afecta a la misma identidad. Si ya nos parece mal que se inmiscuyan en algunos aspectos de la intimidad, qué decir si es un funcionario el que tiene la facultad de elegir. Un funcionario que los padres tampoco pueden elegir. Será, simplemente, el que les toque.

J. I. Sanz
Profesor de la Facultad de Derecho de ESADE

Artículo publicado en “ABC” (08.05.11)

 
Civil | , , , , Permalink