El TEAC arroja seguridad jurídica en el maltrecho sector inmobiliario

Que la crisis económica afecta a los impuestos y a su recaudación es indudable, al igual que uno de los sectores más afectados ha sido el inmobiliario. En los últimos años hemos visto multitud de procesos de reorganización empresarial en ese ámbito que ha obligado a las empresas promotoras a reducir sus activos, mediante la transmisión a terceros de inmuebles, bien por dación en pago para cancelación de préstamos, bien mediante compraventas.

Todas estas operaciones requieren de elevadas dosis de seguridad jurídica, y en este punto el esfuerzo realizado por el TEAC es encomiable. Estamos ante un supuesto en que el adquiriente comunica al vendedor un cálculo incorrecto del porcentaje provisional de deducción aplicable al año en que se adquiere el inmueble (estimando que era del 100% pero se acredita posteriormente en un procedimiento de comprobación que era inferior).

La ley impone un doble requisito subjetivo para que sea válida la renuncia: el adquirente ha de ser un sujeto pasivo que actúe en el ejercicio de sus actividades empresariales o profesionales y que tenga derecho a la deducción total de la cuota soportada en la adquisición (esto es cuando el porcentaje de deducción provisionalmente aplicable en el año en que se haya de soportar el impuesto permita su deducción integra, -prorrata del 100%-).

Lo relevante es que en nuestro caso ha quedado probado que el adquirente no tenía derecho a la deducción total del IVA, motivo por el que no procedería la renuncia a la exención del vendedor, siguiendo la literalidad de la Ley. En sede de un procedimiento de comprobación tributaria, la propia Administración tributaria modificó el porcentaje de deducción provisionalmente aplicable al ejercicio de la compra (modificación firme por no ser recurrida). Ello debería haber supuesto la tributación por ITP para el adquiriente, lo que hubiera encarecido sustancialmente la compra. Sin embargo, el TEAC ha sabido separarse de la literalidad expuesta para acoger la tesis de la recurrente. Ha entendido que lo relevante, con el fin de preservar la seguridad jurídica en el sector, es que la renuncia a la exención se debe entender válidamente efectuada porque se tuvo en cuenta la comunicación del comprador.

En un Estado de Derecho el principio de confianza legítima es fundamental. Todo contribuyente tiene derecho a saber a qué atenerse, es decir, a conocer a priori cuales son las consecuencias de sus actuaciones y la tributación de las operaciones en las que interviene. Por ello, la interpretación que realiza el TEAC limitando la incidencia de los errores cometidos por un tercero en la tributación de un obligado tributario es una buena noticia para el buen funcionamiento del sistema.

Javier Triviño es Profesor asociado de ESADE y abogado Senior de Cuatrecasas

extracto del articulo publicado hoy en EXPANSIÓN.

Related posts:

Sobre F. Javier Triviño

abogado senior de Cuatrecasas. profesor asociado de Esade.
Fiscal | ,

Una Resposta a “El TEAC arroja seguridad jurídica en el maltrecho sector inmobiliario”

  1. Jose dice:

    Hola Buenos Dias:

    Acabo de leer con satisfacción este post, pues he tenido varios problemas similares. Me gustaría tener la oportunidad de acceder a dicha resolución, ¿Podría usted facilitarme la referencia de la sentencia?

    Muchas Gracias